BODAS Y PROTOCOLO PROPIO

Me encanta la gente que no siempre sucumbe a la “moda”, o si pero, dándole su toque personal.

Llevo unos años que no tengo un estilo fijo en como vestir. Es más, siempre que veo algo pienso en que hacerle o como “combinarlo”. La combinación; algo muy tópico. “Si llevas zapatos de un color hay que llevar bolso del mismo tono” (eso dicen). Pero creo que ahora vamos saltándonos esos protocolos y conjuntando de diversas maneras.

Cuando vas vestida de un mismo color creemos que debemos llevar los zapatos de otro tono distinto para que resalte. Si es un vestido rojo habría que combinarlo con unos zapatos en tonos negro, dorado, plateado… pero y ¿por qué no unos del mismo color que el vestido que vamos a llevar? En este caso creo que no solo debemos de fijarnos en las tonalidades, si no en el el tipo de vestimenta que vamos a elegir, el estilo que le queramos dar y el corte del atuendo.

En mi opinión, un vestido rojo largo si lo combinaría con unos zapatos que resalten, pero como decía anteriormente hay tantos tipos de cortes y estilos que según cual sea llevaría los zapatos del mismo color. Un vestido de cóctel rojo por la rodilla y con un poco de cola luciendo piernas quedaría perfecto con unos zapatos del mismo tono.

Fotografía: Dani Nuda

Y ahora, si hablamos de novias, siempre se ha solido usar para los zapatos tonos parecidos al vestido; blancos, beiges o tonos pastel. En ese aspecto hemos evolucionado bastante y algo que me encanta es “romper” con los tonos y lo tradicional.

¿Qué os parece llevar los zapatos a juego con el traje de tu futuro marido? ¿O con el de las damas de honor? O simplemente, quieres ser tú y ponerte unos zapatos que marquen la diferencia.

Ir vestida de blanco y ponerte unos zapatos azul eléctrico creo que es de lo más rompedor.

Comparte:

Deja un comentario

Cerrar menú