El novio es el prota de la boda.

¿No os da la sensación de que el novio en las bodas siempre pasa un poco más desapercibido? He estado en bodas donde se habla más del vestido de la suegra que del novio, así que basta ya, VENGO A RECLAMAR NUESTROS DERECHOS COMO PROTAGONISTAS DE LA BODA.

No vamos de blanco (bueno vale, a veces sí), pero si somos nosotros los causantes de que ellas lo hagan; los causantes de sus risas, de su nerviosismo, incluso somos los causantes de que ellas digan “sí, quiero”.

Cuando vives todo este ajetreo, desde la parte del novio todo es un poco diferente. No hay tanto estrés, es  más calma y tranquilidad porque no tenemos problemas con la maquilladora y no nos preocupamos de que si llueve se nos rizará el pelo. A pesar de todo esto, que en parte suele ser real y donde las novias nos ganan por goleada, a lo que sí que no nos ganan es a ilusión. A ilusión conseguimos empatar el partido.

Cuando tienes la fecha para la boda fijada parece que nunca va a llegar, que aún queda mucho y que no hay nada por lo que preocuparse, pero creedme, no pasa un solo día sin que al acostarte pienses en ese momento.

Son pequeños grandes detalles, como por ejemplo si te saldrá la voz en la ceremonia porque claro, eres muy valiente y no le temes a nada, pero coge un micrófono e intenta resumir lo que sientes por tu chica delante de tanta gente, y no porque hablar en público te ponga nervioso en sí, sino porque hay veces que esas palabras no hacen justicia a lo que realmente sientes. Te pasas media vida buscando a la chica de tu vida, la encuentras y ahora te toca resumir todo lo que te hace sentir en dos minutos.

Son pequeños grandes detalles como cuando esa misma chica de tu vida se acerca a ti, muy deprisa y muy despacio a la vez y piensas pero “¿por qué no viene más rápido y me saca de aquí?”. Esa sensación de que el tiempo se congela pero las pulsaciones dentro de ti están haciendo una fiesta a mil por hora.

Son pequeños detalles como pensar en si tus amigos estarán todo lo cómodos que esperas o en la cara que pondrá tu madre cuando te vea allí, o en el orgullo de tu padre y la complicidad con tu hermano. O en si lloverá (el pelo), o cuando no dejas de tararear la canción del baile nupcial. O cuando, etc….

La verdad que es una fiesta espectacular, la mejor de tu vida y los novios también jugamos ese partido y además como protagonistas. No lo olvidéis en los momentos previos.

A ti, novio que te queda poco, mucha suerte con el micrófono.

#SOMOSIBIZAPROMISE

           

Comparte:

Deja un comentario

Cerrar menú