LA BODA IDEAL DE CARLA MONTERO

Si tuviera la oportunidad de volver a casarme sería en las ruinas de una vieja ermita en mitad del bosque
Carla Montero

Carla Montero, ganadora del Premio Círculo de Lectores y con casi medio millón de copias vendidas en todo el mundo nos muestra su lado más romántico y personal. Ha escrito obras como “Una dama en juego”; “La tabla esmeralda”; “La piel Dorada”; “El invierno en tu rostro”, y la recién sacada del horno “El jardín de las mujeres verelli”, un éxito total.

Lo primero de todo, Carla, muchas gracias por hacer un hueco en tu agenda y formar parte de Wedding Promise.

Me he divertido mucho contestando a vuestras preguntas pues son diferentes a las que me suelen hacer. Os deseo todo el éxito del mundo en vuestro proyecto de trabajo y de vida juntos, sois una pareja fantástica y os lo merecéis.

En un mundo completamente globalizado y “dependiente” de las RRSS ¿Se lee menos? ¿Hemos perdido la capacidad de abrir un libro y engancharnos a una historia “sin filtros de Instagram”?

Mucho me temo que es así, cada vez se lee menos porque cada vez hay más recursos de ocio fácil, no sólo las RRSS, también las plataformas de televisión con su amplia oferta de contenidos a la carta. Resulta difícil vencer la tentación de ponerse un serie al llegar a casa, algo que demanda de nuestra atención mucho menos que la lectura. Pero soy una persona optimista y estoy firmemente convencida de que el placer de la lectura siempre estará ahí y que, incluso, con eso de que los tiempos son cíclicos, volverá a descubrirse. 

Llevas 21 años felizmente casada ¿Cuál es el secreto?

No estoy segura de que haya un secreto universal, aplicable a todos lo casos, porque cada pareja es un mundo. Desde mi punto de vista y mi experiencia, creo que el éxito de una unión se empieza a fraguar desde el momento mismo de la elección de una pareja, que debería hacerse con una mezcla equilibrada de cabeza y corazón. Pero el amor y la relación de pareja es una labor de cuidado diario. La rutina a veces es peligrosa, enemiga del cariño y de la pasión, de modo que hay que evitar que la rutina deteriore el amor. Respeto, comprensión, complicidad, empatía, paciencia, pasión, ilusión, comunicación… No olvidar que el tiempo nos cambia pero la persona de la que nos enamoramos sigue ahí.

De todos modos, la sabiduría popular, que es muy sabia, dice que el matrimonio es una lotería.

Cuéntanos, todas tus novelas están cargadas de romanticismo ¿Crees en el amor? ¿O por el contrario son “cosas de novelas”?

¡Por supuesto que creo en el amor! Como dice la canción: el amor está por todas partes. Es el motor de nuestras vidas, es la fuente de nuestros sentimientos más nobles, de nuestras virtudes, pero también de los peor de nosotros mismos cuando se malinterpreta y se pervierte. El ser humano es esencialmente amor y los extraños supuestos en los que pierde la capacidad de amar se consideran patologías.  Las novelas no hacen más que interpretar la realidad y en ellas el amor siempre está presente (en mayor o menor medida, con un enfoque u otro, según el tipo de novela) como un elemento imprescindible de esa realidad.

Después de tantas novelas y tanto tiempo escribiendo habrás conocido historias de amor increíbles ¿Con cuál te quedas?

Me llaman la atención las historias de amor en tiempos difíciles, que surgen contra todo y contra todos, incluso entre personas que parecían estar destinadas a odiarse. Recuerdo una que me impactó especialmente: la de Franz Wunsch, un oficial de las SS en el campo de concentración de Auschwitz, y Helena Citronova, una judía eslovaca que estuvo interna en el campo. Franz salvó la vida de Helena y de su hermana al evitar que las ejecutaran en la cámara de gas.

Si tuvieras que volver a casarte con tu marido ¿Dónde y cómo te gustaría hacerlo? ¿Sería estilo tradicional o te atreverías con algo innovador?

Haría una boda completamente diferente a la que hice. No porque entonces no me gustara sino por vivir otra experiencia. Creo que sería tradicional pero con un nuevo enfoque. Se me ocurre celebrarla en las ruinas de una vieja ermita en mitad del bosque, decorada con muchas flores y plantas silvestres y velas por todas partes. Me gustaría una celebración conectada con la naturaleza. 

Con zapatos de terciopelo granate

Descríbenos cómo sería tu vestido de novia ideal. ¿De qué color llevarías los zapatos?

Un modelo vintage. Algo del estilo de principios del siglo XX, tipo Paul Poiret, en seda color crema y bordados ¡Y con zapatos de terciopelo granate! 

Nos han contado que eres adicta al chocolate ¿Cómo sería tu tarta de bodas ideal?

De chocolate, ¡claro! Con varios pisos y cubierta de flores y frutos rojos. En principio, evitaría la clásica tarta blanca con dos figuritas en lo alto. Ahora se hacen tales maravillas en repostería que seguramente me resultaría muy difícil escoger sólo una.

Has tenido el placer de visitar la isla de Ibiza ¿Te gusta? ¿Cuándo volverás a hacernos una visita?

Sí, he estado con mi marido, es un lugar maravilloso para desconectar, disfrutar del mar, la naturaleza, el buen clima y la buena gastronomía, con una personalidad única. Ahora, tengo ganas de volver con mi hijos, que no la conocen. Eso sí: mejor en temporada baja.

Por último, ya que he leído tus libros y me tienen fascinada, pero sobre todo uno en especial, me gustaría saber cuál es tu preferido o por cuál de ellos tienes más devoción.

Es difícil escoger uno porque sería como decir a cuál de mis hijos quiero más y los quiero a todos por igual. Pero por no dejar la pregunta sin responder y ateniéndome a un criterio objetivo como es el número de ventas, el que más éxito ha tenido ha sido La tabla esmeralda, con cerca de doscientos mil ejemplares vendidos en varios países. Eso, desde luego, me hace sentirme muy orgullosa de él. Aunque es un récord que espero batir con mi última novela: El jardín de las mujeres Verelli.

Muchísimas gracias por concedernos una entrevista y conocer tu lado más personal y romántico. Sigue iluminándonos con tus novelas.

Comparte:

Deja un comentario

Cerrar menú