NAVIDAD PARA RECIÉN CASADOS

Probablemente a estas alturas del año la mayoría de personas ya tengamos la casa decorada para esperar a que llegue la navidad.

Recuerdo cuando era pequeña y ansiaba que llegase esta época del año. Iba con mi abuelo a elegir el árbol de navidad mas grande que había -al menos a mi me lo parecía-. Me podía tirar horas poniéndole millones de adornos hasta que me quedaba sin ramas para poder seguir.

Las calles estaban inundadas de luces, de pequeños árboles de navidad en las puertas de cada establecimiento. Se podía oler el espíritu navideño.

No se si es porque era pequeña y todo se vive con mas intensidad o que realmente ha cambiado, pero tengo la sensación de que ya no se respira ese aire a navidad. Cada vez hay menos decorado por las calles, cada vez la gente la vive con menos ilusión; algunos porque echan en falta a personas que ya nos están o están lejos, otros porque opinan que la navidad solo sirve para juntar a la familia hipócritamente porque el resto del año apenas saben los unos de los otros…

Pero, ¿Por qué hacerlo así? O, ¿Por qué creerlo así?

Deberíamos pensar que la gente con la que pasamos estas fiestas son con las personas que de verdad queremos, aunque no hablemos todos los días, aunque no nos veamos siempre, pero estos días nos reunimos todos, nos sentamos en la mesa y disfrutamos de la cena y de conversación y buenos recuerdos.

Por otro lado, las navidades pueden pasarse de la manera en la que uno mejor las prefiera, con las personas que quiera, con las que uno mismo considera su familia.

Este año, es el primer año que Edu y yo vamos a pasar la navidad como marido y mujer y lo vamos a hacer diferente al resto de los años.

En noche buena cenaremos juntos con la familia. Nos encanta pasar tempo con ellos, están verdaderamente “locos” y lo pasamos genial siempre que nos juntamos.

El día de navidad iremos a comer con nuestros amigos mas allegados -la otra parte de la familia-. Siempre que nos reunimos pasa algo y quedan anécdotas para el resto de los días.

Y por último, para mí, el día mas importante, noche vieja. Para la mayoría de personas el día mas navideño es la noche buena, en cambio para mí todo lo contrario. El 31 de diciembre se cierra un año lleno de infinidad de momentos para abrir camino a un año nuevo… ¿Qué puede haber mas especial que eso? Pues esa noche la pasaremos mi marido y yo solos. Queremos terminar este año recordando cada cosa que hemos pasado, cada sonrisa, cada lágrima, TODO, porque ha sido nuestro año. Nosotros dos (juntos a nuestras dos perritas) somos nuestra familia así que por tanto así pasaremos esa noche. Y cerraremos un año para abrir uno nuevo juntos y si, lo haremos los dos, solos, en casa. EN FAMILÍA.

Son días de fiesta, días de amor, amistad y felicidad. Pasadlo como queráis, con quien queráis pero, sobre todo, pasadlo de maravilla.

Nosotros ya tenemos nuestro hogar preparado para que llegue la navidad. ¿Y vosotros?

Comparte:

Deja un comentario

Cerrar menú